La controvertida normatividad del lenguaje

¡Lo sentimos! Esta página ya no está disponible. Podés leer este mismo artículo acá.

Mirá todas nuestras reflexiones.

¡Queremos invitarte a ver nuestro nuevo sitio web! Vas a poder encontrar toda la información sobre nuestros servicios y artículos de nuestro blog.

19 comentarios en “La controvertida normatividad del lenguaje

  1. ¡Gracias por seguir mi blog “manologo”! Aunque mi estilo no esté a la altura, escribo y trato de hacerlo de acuerdo a las reglas de la lengua española, aunque a veces me las salte a la torera (supongo que es mi tara profesional, redactando publicidad hace casi 48 años ya….). ¡Ojalá te guste lo que leas y no ande muy descaminado! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Hay movimientos literarios que estudiamos cuya principal misión es desarmar el lenguaje, romper la norma. Las vanguardias, por ejemplo. Otro ejemplo, la literatura de mediados del siglo XX, ahí tienes a Joyce o al mismo Delibes en Los santos inocentes. Y si nos plantamos en el día de hoy, Patria, de Fernando Aramburu, es un excelente ejercicio de coger las normas y darles una patada. Los narradores se suceden sin orden aparente, sin una lógica. Y, sin embargo, llega al público. Se comunica con él y logra ser entendido.

    Con esto no quiero decir que haya que ser incorrecto, quiero decir que en lengua escrita, cuando se trata de literatura, a veces no usar la norma no impide la comunicación. Otra cosa distinta es cuando no hablamos de literatura.

    Muy interesante el artículo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Mayte, muchas gracias por tu comentario. Realmente es así. La literatura juega constantemente con el lenguaje y eso es bellísimo, incluso a veces le gusta confundirnos, nos hace dudar y desarrollar nuestra imaginación. Sin duda alguna, los escritores tienen permitido romper con la norma, pero cuidado, una cosa es romper con la norma a conciencia y otra muy distinta es romper con la norma porque la desconozco o no la tomo en cuenta. Los lingüistas se han encargado siempre de cuestionar la norma y los propios correctores lo hacemos, pero también somos conscientes de que la necesitamos, sobre todo, cuando se trata de textos que buscan ser concretos. Muchas veces, ocurre que la ambigüedad está por distracción y no porque sea lo que se está buscando. Abrazo.

      Me gusta

      1. Completamente de acuerdo con lo que dices. De hecho, creo que para romper las normas del lenguaje lo primero que hay que hacer es conocerlas perfectamente. De otro modo no sería una ruptura, directamente sería un error. En los textos académicos, periodísticos o ensayos es mejor dejarse de tonterías y atenerse a lo correcto, sobre todo porque podemos armar un buen lío si decimos algo que no queremos decir.

        Un beso.

        Le gusta a 1 persona

  3. Felicitaciones, Cecilia, por esta nueva página y sus artículos! Te deseo el mayor de los éxitos. Te lo merecés, porque sos una excelente estudiante (que este año dejará de serlo) y porque te sobra capacidad. Suerte! ☺

    Le gusta a 1 persona

Responder a Cecilia Pérez Leguiza Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s