El corrector de estilo

Esta vez quiero compartir una pequeña reflexión sobre la tarea del corrector de estilo.

Me pasa seguido que cuando alguien tiene dudas sobre el significado de una palabra me pregunte a mí, lo cual me halaga muchísimo, pero cuando honestamente digo: «No sé, lo busco en el diccionario y te digo», me dicen, sorprendidos: «Ah, ¡no lo sabés!». Exacto, no lo sé todo. Sin dudas, uno adquiere mucho conocimiento de consultar las normas una y otra vez, algunas ya las sabemos de memoria, el léxico aumenta, por supuesto, pero no lo sabemos todo y no tenemos por qué.

No debemos olvidar que la lengua es muy amplia, no nos va a alcanzar la vida a los hablantes para aprender todas las posibilidades que nos ofrece. Sí podemos ampliar nuestro conocimiento al máximo, ser más conscientes de lo que decimos y de cómo lo decimos, podemos estar más atentos, pero aun así tenemos que seguir estudiando, seguir consultando obras normativas, seguir recurriendo a los diccionarios. Lo principal es no ser arrogantes, todos necesitamos aprender y todos necesitamos del conocimiento de otros.

Otra cuestión interesante es que, cuando las personas piensan en la corrección de estilo, creen que se trata solo de no tener faltas de ortografía y de tener un amplio vocabulario. Pero les tengo noticias, la ortografía y el vocabulario no son suficientes, el corrector ve mucho más en un texto, la corrección de estilo no es solo ortográfica, abarca también la ortotipografía, la sintaxis, la gramática, el formato y la precisión fáctica.

Hice una muy pequeña lista (que sin dudas debe ampliarse) de lo que, a mi entender, hace y no hace un corrector de estilo:

¿Qué no hace un corrector de estilo?

El corrector de estilo no corrige la oralidad.

No lo sabe todo.

No conoce todas las palabras existentes en el léxico.

No corrige solo ortografía.

No sabe todas las normas de memoria.

¿Qué sí hace el corrector de estilo?

El corrector de estilo corrige la escritura.

Tiene un ojo muy agudo para detectar errores.

Tiene la capacidad de detectar cuando algo no suena bien, cuando algo sobra, cuando algo no encaja.

Corrige la ortografía, la ortotipografía, la sintaxis, la gramática, el formato y la precisión fáctica.

Conoce y maneja con habilidad las obras normativas y herramientas de consulta existentes.

Duda mucho, hasta de sus propios conocimientos del idioma.

Anuncios

8 comentarios en “El corrector de estilo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s